imageAun cuando no se tenga noticia de la existencia de un libro de fábulas y cuentos compuesto antiguamente en la India; aunque nunca se haya siquiera escuchado la palabra Pañcatantra [1], si alguna vez llegaron a oídos, quizás de niños, algunos de los divertidos versos de las fábulas de Iriarte, o las de Esopo, o se contaron los cuentos de Grimm, o se leyeron en la escuela los ejemplos de El conde Lucanor, podremos decir entonces que se tiene noticia, aunque sea de manera indirecta, de una magnífica obra llamada Pañcatantra, y que se ha bebido, aunque sea sin saberlo, de las aguas de esta riquísima e inagotable fuente literaria.

El Pañcatantra es, según el Dr. Johannes Hertel, no solamente el trabajo de ficción más antiguo de la tradición literaria hindú, sino el texto literario de la India antigua que más influencia ha ejercido sobre la literatura universal[2].

El título Pañcatantra se refiere a la estructura de la obra: pañca significa en sánscrito ‘cinco’ y tantra, ‘trama’, ‘serie’, ‘tratado’, ‘libro’, es decir, que se trata de una obra que consta de cinco libros o series. En Occidente se lo conoció con el nombre de Fábulas de Pilpai, Bidpai o Bidbai, y en una forma del texto que deriva de la versión siria[3]. Menéndez y Pelayo se refiere a Bidpay como “el Esopo de los orientales”[4].

Poco o nada se sabe de su autor. Según aparece en el marco narrativo del texto, esta colección de historias pretende ser el trabajo de un santo brahmán vāiṣṇava (religioso adorador del dios Viṣṇu) llamado Viṣṇuśarman[5], el cual es convocado por el rey Amaraśakti para educar a sus tres hijos poco aficionados al estudio. Para ello utiliza la lengua erudita de los círculos cortesanos de la época: el sánscrito[6]. Resulta lógico pensar que el autor era efectivamente un brahmán, por el lugar que éstos ocupaban en la sociedad y porque, en general, las grandes obras de la literatura sánscrita fueron compuestas por brahmanes. La composición de esta obra puede ser ubicada entre el siglo III a. C. y el siglo III d.C.

Los relatos incluidos en el Pañcatantra se insertan en un marco narrativo en el que uno de los personajes del relato principal, tomando la palabra, narra una historia a modo ejemplificador y, al terminar, otro personaje, muchas veces contestando lo expuesto por el relato de su compañero, responde o dialoga contando otra historia. Este mecanismo se reproduce tendiendo al infinito a modo de cajas chinas y, al final, uno vuelve cíclicamente al comienzo, es decir, a encontrarse nuevamente en el relato principal o marco. En esta especie de batalla argumentativa, los personajes de la historia principal relatan alternadamente varios relatos con el fin de “edificarse unos a otros” o para “probar la validez de sus puntos de vista”[7]. Según señalan varios autores, esta modalidad del relato enmarcado constituye una característica original de la literatura de la India, y de ésta lo han tomado textos como los de Las mil y una noches o, en el mundo de habla castellana, El Conde Lucanor[8].

El PT está compuesto principalmente por fábulas y cuentos escritos en prosa, entre los que se intercalan versos gnómicos, en forma de ślokas [9]. Estas ślokas cumplen diversas funciones: operan de transición discursiva entre una historia y otra, refuerzan el mensaje didáctico, aportan un marco para la interpretación de la historia o la contextualizan poniéndola en relación con alguna cita de autoridad de algún tratado especializado o con algún refrán popular. En muchos casos, las ślokas corresponden a las doctrinas religiosas y filosóficas que eran consideradas como la verdad última, para ser luego contrastadas con las prácticas presentes en los cuentos, que sólo en parte reafirman estas verdades.  A este respecto, Keith señala que, del total de máximas citadas, sólo un cuarto corresponde a un pensamiento moral, religioso o filosófico; el resto trata sobre política real y normas de vida en general[10].

El PT es un texto con un entramado complejo: así como existen varios niveles de ficción, también los hay de significación de los cuentos si se los considera dentro del conjunto, por ejemplo, como una respuesta a otro cuento dentro de un gran diálogo, o por su valor individual, o puesto en contraste con alguna de las 0lokas. Las citas de autoridad expresadas en las sentencias dejan de ser verdades inamovibles cuando son engarzadas a modo de argumentos en la conversación, puestas ellas mismas en diálogo y contrastadas con situaciones de la vida práctica en la escena de los cuentos, quedando la reflexión final muchas veces a cargo del lector, quien debe juzgar si esa verdad se aplica o no en una situación particular.

El Libro I, titulado “Desunión de amigos” (mitrabhedam) es el más extenso; tiene como personajes del relato principal a los dos chacales Karaṭaka y Damanaka, ambos ministros del león Piṅgalaka, el rey, y trata de la intriga tejida por Damanaka -a pesar de las llamadas a la prudencia de Kara6aka- para enemistar al león con el toro Sañjīvaka, que se ha convertido en su íntimo amigo. El Libro II, “Adquisición de amigos” (mitraprāptikam) tiene como protagonistas a un cuervo, un ratón, un ciervo y una tortuga que, gracias a su amistad y al complemento de sus capacidades, logran sortear un sinfín de peligros y adversidades. El Libro III “Buhocorvino”[11] (kākolūkīyam) o “La batalla entre los cuervos y los búhos” trata de la natural enemistad entre los búhos y los cuervos, y constituye un verdadero manual de estrategia para la guerra, en la que aquí, gracias a la sabiduría del más anciano de su grupo, los cuervos logran doblegar a sus rivales introduciéndose, por medio de un engaño, en el interior de su nido. El Libro IV, titulado “La pérdida de lo adquirido” (labdhapraṇāśam) relata, a través de sus variados cuentos y personajes, cómo, por distintas conductas poco virtuosas, lo que se ha logrado ganar en la vida puede echarse a perder fácilmente. Por último, el Libro V, “La conducta impremeditada” (aparīkṣitakārakam), pone en escena variados personajes, en su mayoría hombres, que se encuentran ante situaciones totalmente inéditas que ponen a prueba sus más insospechadas facetas humanas.

En su época, el Pañcatantra fue concebido como un manual de instrucción para los hijos del rey y, por extensión, para uso de la clase gobernante, una especie de “espejo de príncipes”. Un personaje del libro (el rey Amaraśakti) se refiere a él con la palabra arthaśāstra, que era la que denominaba este tipo de literatura. Pero también el Pañcatantra es un libro de historias, donde el lector de todos los tiempos puede encontrar entretenimiento y placer, junto con una mirada crítica de la sociedad, además de algunas reflexiones de vida sumamente interesantes. En suma, una lectura ineludible, cuando se trata de literatura medieval.

Leer más en: http://www.memoria.fahce.unlp.edu.ar/tesis/te.1590/te.1590.pdf

 

[1] Transliteración de la forma en alfabeto devan2gar1 पञ्चतन्त्र. La oclusiva palatal c (च) se pronuncia como la ch en castellano. Las palabras castellanizadas como “karma” o “brahmán” se utilizarán en esa forma.

[2] Hertel, Johannes. The Panchatantra-text of Purnabhadra. Critical introduction and list of variants, Harvard Univesity, Harvard Oriental Series, Volume XII, 1912.

[3] Montiel, Isidoro. Historia y bibliografía del Libro de Calila y Dimna, Editora Nacional, Madrid, 1975.

[4] Menéndez y Pelayo, Marcelino. “El apólogo y el cuento oriental”, en Orígenes de la novela, Tomo I, 32, Edición Nacional de las Obras completas, Santander, 1943.

[5] Los nombres de los personajes del PT aparecen transliterados siguiendo el original en sánscrito.  El nombre Vi=5u0arman, como la mayoría de los nombres en el PT, es un epíteto que caracteriza un rasgo sobresaliente del personaje. En este caso 0arman, ‘refugio’, ‘abrigo’, era comúnmente usado como sufijo en los nombres de los brahmanes, acompañando a la deidad a la que veneraban. Vi=5u0arman forma, entonces, un compuesto que significa ‘aquel que tiene refugio en Vi=5u’.

[6] Para estudiar este problema ver Hertel, Johannes. Op. cit., “Introduction”, “Chapter II: P9r5abhadra, his time, his work, his language.”, p. 21.

[7] Macdonell, A., Chapter XIV: “Fairy tales and fables”, A history of Sanskrit literature, op. cit., p. 368.

[8] Con el fin de aportar claridad, en lo posible, en el manejo de este entramado narrativo, se incluye, como Apéndice, un cuadro en el que puede verse la relación de dependencia entre todas las historias relatadas en el libro.

[9] Según Monier-Williams, 2011, esta voz está probablemente conectada con la raíz _RU, ‘oír’. La primera 0loka  es atribuida al gran poeta V2lm1ki. Significa ‘sonido’, ‘ruido’; ‘proverbio’, ‘máxima’, ‘stanza’, p. 1104, col. 3.

[10] Keith, B., op. cit., p. 255.

[11] Así lo traduce Alemany Bolufer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s