Momentos de quiebre

E379DF73-ACAA-430D-BB5A-98C8B270D8EEPor Laura Paús

Toda esta situación de crisis, de caos, al ver la gente agolpada en los aeropuertos queriendo escapar hacia algún lugar y todo lo que circula en las noticias me trae a la mente el Decamerón, escrito por Giovanni Bocaccio entre 1351 y 1353. Esta magnífica obra, toma como marco narrativo un hecho de la realidad, la temática de la famosa “peste negra” que, según dicen, provenía de Oriente, azotó fuertemente a Italia y se diseminó por toda Europa… ¿cómo? ¿coincidencias?

Esta epidemia cambió la actitud de las personas ante la vida.  Había quienes se abalanzaban a disfrutar de la vida y sus placeres mientras se podía, adoptando la filosofía del carpe diem; otros, seguramente ante la desesperación, sucumbían en acciones violentas o ilícitas; otros, y sin duda los hubo, se expresaron en acciones más creativas como los personajes del Decamerón.

Esto ocurrió en la Edad Media, claro, donde no había aeropuertos, ni internet, etcétera, entonces sus diez personajes (siete mujeres y tres hombres) huyen de la ciudad y se refugian en una especie de lugar ideal, en el que comparten una ronda de relatos y resuelven que cada uno contará una historia cada noche, para ir pasando el tiempo… Y las historias dialogan unas con otras o, más bien, los personajes dialogan a través de sus historias, que van subiendo cada vez el tono, por lo irreverentes y críticas hacia todos los pilares que sostenían el orden medieval: la iglesia, el estado y sus leyes, y todo aquello que, de algún modo, había pautado sus vidas hasta ese momento.

Pensaba que quizás debamos ir volviendo a eso, no?, a la lectura, a los juegos, a los pequeños círculos, a contarnos historias, chistes, a compartir lo que vaya quedando… porque internet (al menos a mí) me está funcionando cada vez más lento y todo anda patas para arriba y es que, en definitiva, las crisis nos devuelven de manera drástica a la necesidad de refugiarnos o tal vez reafirmarnos en conductas más antiguas, en aquellos aspectos de nuestra humanidad que no cambian tan rápido como las cuestiones virtuales y que siguen siendo parte de nuestras necesidades básicas de hoy (además del alcohol en gel)… no sé, eso es lo que voy encontrando, hablando en concreto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: