woman meditating on rock near body of water
Photo by Nathan Cowley on Pexels.com

Quizás la concepción más abarcativa del Yoga es la de una disciplina psicofísica que trabaja, mediante sus técnicas, todos los aspectos del ser humano. La palabra sánscrita yoga nos habla de un estado de unión, en el cual estos distintos aspectos -cuerpo, mente, espíritu- se encuentran en armonía. Este estado se alcanza por medio de una práctica consciente y sistemática, en la que se ejercita la voluntad para lograr autonomía, discernimiento y dominio sobre uno mismo.

Orígenes del Yoga

sellos-de-yoga-en-almayogavida.com_

Los orígenes del Yoga se remontan a la civilización que se desarrolló en el Valle del Indo (actual Pakistán) hace cinco mil años, la cual poseía un cultura altamente desarrollada.  Fueron encontrados sellos de piedra que muestran una figura humana (asociada al dios Shiva) en postura yóguica. Dicha postura es mulabandhasana, cuya técnica permite hacer algunas deducciones acerca de las características del Yoga como disciplina y sus aspectos relevantes:

Por un lado, el hecho de colocar el cuerpo en cierta postura (asana)  nada sencilla de adoptar, por lo que se supone cierto trabajo previo para llegar a ella; por otro, la contracción o presión sobre ciertas áreas del cuerpo a fin de estimular los centros vitales (chakras) y redireccionar  el curso del prana o aliento vital.  Se trata de incrementar el prana en el interior del cuerpo con el fin de producir un estado de conciencia conocido como samadhi.